Instituto de Medicina y Cardiología Hospital Universitario Dexeus

Archivo mensual: 2014 octubre

Evaluación del síndrome de Wolff-Parkinson-White

El síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW) es una entidad relativamente frecuente en nuestra población y en la que las decisiones clínicas en cuanto a tratamiento y procedimientos invasivos se tomaban fundamentalmente función de los síntomas que presentase el paciente (taquicardias – tanto frecuencia como intensidad de síntomas -, dolor torácico, disnea, debilidad…) y en los pacientes asintomáticos se consideraba una entidad benigna a pesar de que la evidencia estratificación del riesgo de éstos era muy limitada.

El manejo del síndrome de WPW se basa en la distinción entre presentaciones “asintomáticos” y “sintomáticos” pero en la población asintomática la evidencia es limitada.

Se realizó un estudio prospectivo a 8 años de pacientes con WPW, tanto sintomáticos como asintomáticos, derivados al departamento de arritmología de los autores para evaluación y/o ablación; los criterios de inclusión fueron la realización de un estudio electrofisiológico con o sin ablación con catéter.

El pronóstico del síndrome de WPW depende esencialmente de las propiedades intrínsecas de la vía accesoria más que de los síntomas y la ablación realizada durante el mismo estudio electrofisiológico es beneficiosa mejorando los resultados a largo plazo.

Este estudio examina una cantidad de pacientes bastante alta (2169) que fueron derivados a una unidad de arritmias de un centro para evaluación de WPW y analiza la ocurrencia de fibrilación ventricular o arritmias potencialmente malignas a 8 años, en función de sintomatología y realización o no de ablación.

La primera manifestación del WPW puede ser la muerte súbita, especialmente dramática en la población pediátrica asintomática y aunque, en general, la incidencia de fibrilación centricular o arritmia maligna en todo el espectro de WPW es baja, en esta población se ha demostrado ser especialmente alta, por lo que se deberían establecer mecanismos de screening de preexcitación en la población pediátrica y valorar un estudio electrofisiológico en todos ellos para estratificar el riesgo, ya que este estudio parece demostrar que el riesgo de eventos en estos pacientes depende de las propiedades electrofisiológicas intrínsecas de la vía accesoria más que de la sintomatología.

La ablación con radiofrecuencia ha cambiado totalmente el manejo de los pacientes con WPW desde la década de los 90 permitiendo en muchos casos la curación de esta entidad. Este estudio confirma que la RFA es un procedimiento seguro con baja tasa de complicaciones (<2%) y muy eficaz en la prevención de fibrilación ventricular y arrimtia maligna independientemente de la localización de la vía accesoria y de la sintomatología que presente el paciente.

Destacar como limitaciones de este estudio su carácter unicéntrico aunque, al tratarse de un centro de referencia en toda Italia (Maria Cecilia Hospital, Cotignola) podría disminuir ciertos sesgos poblacionales. Así, se trata de un centro con muy alta experiencia en ablación de vías accesorias por lo que los resultados en seguridad y eficacia de RFA quizás no pudieran ser extrapolables a unidades de arritmias con menor volumen.

Como conclusión la mayor consecuencia del síndrome de WPW, la muerte súbita, parece no estar en relación con la sintomatología que presente el paciente y por tanto todos los pacientes con WPW o preexcitación en el ECG deberían ser valorados para derivación a una unidad de arritmias y electrofisiología y potencialmente realizar un estudio electrofisiológico para determinar el riesgo de fibrilación ventricular/arritmia maligna. En caso de presentar un riesgo elevado, la ablación por radiofrecuencia es un procedimiento seguro y eficaz en manos expertas. La población pediátrica asintomática debe ser especialmente evaluada dados la alta frecuencia de muerte súbita que se ha reportado en este estudio.

FUENTE: Sociedad Española de Cardiología.