Instituto de Medicina y Cardiología Hospital Universitario Dexeus

Archivo mensual: 2017 Julio

Beber café puede alargar la vida

El consumo de unas tres tazas de café al día puede tener efectos beneficiosos para la salud ya que se asocia con un menor riesgo de muerte, según dos estudios que publica la revista Annals of Internal Medicine.

Los investigadores de la británica Agencia Internacional de Investigación sobre el cáncer (IARC) y del Imperial College de Londres observaron que ese consumo está “asociado a un menor riesgo de muerte por cualquier causa, en especial por enfermedades circulatorias y del tracto digestivo”, según un comunicado.

Este equipo de científicos han analizaron durante 16 años la evolución médica de más de medio millón de personas en 10 países europeos, entre ellos, Gran Bretaña, Dinamarca, Italia y Francia

Beneficioso

“Encontramos que un mayor consumo de café estaba asociado con un menor riesgo de muerte por cualquier causa “, ha explicado el doctor Marc Gunter, autor principal de esta investigación, cuyo resultado coincide con otros estudios realizados antes en Estados Unidos y Japón.

Además, los científicos destacan que los resultados fueron similares en los 10 países europeos, aunque el consumo es diferente. Por ejemplo, en Dinamarca se toma mayor cantidad (900 ml por día) y, en cambio, el consumo más bajo se da en Italia (aproximadamente 92 ml por día).

Gran consumo

El café es una de las bebidas más consumidas del mundo, porque se calcula que se toman 2.000 millones de tazas cada día. Contiene una serie de compuestos que pueden interactuar con el cuerpo, incluyendo cafeína y antioxidantes, pero las proporciones de estos compuestos pueden verse afectadas por la variedad de métodos utilizados para preparar el café.

Por esta razón, estos investigadores aclaran que se necesita más investigación para poder averiguar cuál de los compuestos en el café puede estar dando un efecto protector o potencialmente beneficioso para la salud.

Segundo Estudio

El segundo estudio, de la Universidad del Sur de California, concluyó que tomar café se “asocia con un mejor riesgo de muerte debido a enfermedades cardíacas, cáncer, accidentes cerebrovasculares, diabetes y dolencias respiratorias o de hígado tanto en afroamericanos, como japoneses-americanos, latinos y blancos”.

Las personas que consumen una taza de café al día eran un 12% menos propensos a morir en comparación con aquellos que no lo consumían. Asociación que es incluso más fuerte para los que toman dos o tres tazas de café”.

La directora del estudio Veronia Setiawan indicó, en un comunicado, que esa menor mortalidad se presenta “independientemente de que la gente beba café normal o descafeinado, lo que sugiere que esa asociación no está ligada a la cafeína”.

“No podemos decir que tomar café prolongue la vida, pero vemos que existe una relación”, agregó.

El clima, la altura o la presión atmosférica afectan al corazón

Los pacientes cardiacos deben tomar algunas precauciones a la hora de elegir destino de vacaciones dado que el clima, la altura o la presión atmosférica pueden afectar al corazón, de ahí la necesidad de evitar viajar a lugares donde haya temperaturas extremas, bien con mucho frío o mucho calor.

Así lo recomienda la Fundación Española del Corazón, perteneciente a la Sociedad Española de Cardiología (SEC), ante el inminente comienzo de las vacaciones para muchos españoles y teniendo en cuenta que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en viajeros internacionales adultos.

“Si la condición cardíaca del paciente es estable, está bien controlada y se encuentra bien, no hay mayor problema en viajar”, ha apuntado el vicepresidente de la FEC, José Luis Palma, que pese a todo recuerda que las temperaturas extremas pueden suponer una tensión adicional para el corazón.

Este experto también se recomienda especial vigilancia con los fármacos ya que las medicaciones cardíacas pueden causar efectos adversos en ambientes muy fríos o calientes, y con particular precaución en pacientes anticoagulados.

Asimismo, el viaje a climas extremadamente fríos puede precipitar síndromes coronarios agudos, mientras que el exceso de estrés por calor puede conducir a hipotensión postural, especialmente en pacientes que toman agentes antihipertensivos, incluyendo diuréticos, mientras que el calor extremo, además de aumentar el riesgo de deshidratación si no se bebe la cantidad suficiente de líquido, incrementa las posibilidades de sufrir una vasodilatación de las arterias o de padecer tensión arterial baja, especialmente entre aquellos que toman fármacos para la hipertensión.

Junto a la temperatura, los cardiólogos recuerdan que los países con una altura por encima de los 2.000 metros también afectan a este tipo de pacientes dado que “a más altitud sobre el nivel del mar, menos oxígeno hay en el aire, y consecuentemente, menos oxígeno en la sangre”.

“El desplazamiento a gran altura presenta riesgos particulares para la descompensación de la insuficiencia cardiaca, arritmias o la precipitación de los síntomas de la angina o del infarto, por lo que este tipo de pacientes deben evitar estos riesgos”, según el vicepresidente de la FEC.

Además, también avisan a los pacientes que deben ser conscientes de la importancia de no desterrar los hábitos de vida saludables que se mantienen a lo largo del año e intentar adaptarlos a los días de vacaciones.

“Mantenernos hidratados, ser cuidadosos a la hora de comer fuera de casa, evitar el exceso de alcohol, mantener la adherencia al tratamiento y seguir siendo activos son hábitos esenciales para garantizar una buena salud cardiovascular en verano”, según recuerdan.

FUENTE: SEC