Instituto de Medicina y Cardiología Hospital Universitario Dexeus

Ablación

Es un tipo de tratamiento aplicable a pacientes que tienen determinadas alteraciones del ritmo del corazón (arritmias), diagnosticadas mediante un estudio electrofisiológico cardíaco. Permite lesionar los focos productores de arritmias con una corriente de energía de bajo voltaje (radiofrecuencia) o frío (crioablación), con objeto de eliminar dichas arritmias o sus consecuencias perjudiciales.

¿En qué consiste la ablación?

Se realiza estando el paciente en ayunas,  tumbado, consciente y en ocasiones sedado. Se le aplica anestesia local en la zona de la piel donde se efectuará la punción (ingle, brazo), para que la exploración no resulte dolorosa. A través de las venas o arterias de dichas zonas se introducen varios catéteres (cables muy finos, largos y flexibles), dirigiéndolos hasta el corazón mediante control por radioscopia y/o sistema de navegación (sistema que permite la localización de los catéteres en tres dimensiones. En algunos procedimientos (p.ej. ablación de fibrilación auricular) es necesario acceder a las cavidades izquierdas del corazón mediante punción del tabique (punción transeptal) que separa la parte derecha de la izquierda del corazón. La punción transeptal se realiza mediante una aguja fina y larga que se introduce desde la ingle. Los catéteres sirven para registrar permanentemente la actividad eléctrica del corazón desde su interior, pero también sirven como marcapasos cuando se conectan a un aparato estimulador externo. Además, en este procedimiento lo que se intenta es producir una lesión similar a una quemadura en los puntos causantes de la arritmia. La duración del procedimiento es variable, debiendo permanecer el paciente en cama varias horas después.