Instituto de Medicina y Cardiología Hospital Universitario Dexeus

Cierre CIA

Una comunicación interauricular (CIA) es un defecto u orificio del tabique auricular, pared muscular que separa la aurícula derecha y la aurícula izquierda, también conocidas como cámaras superiores del corazón.  Debido a la presión menor en la aurícula derecha, este orificio típicamente permite que la sangre oxigenada de los pulmones se dirija de la aurícula izquierda a la derecha.  Esta sangre continúa hacia el ventrículo derecho y es bombeada de vuelta a los pulmones en vez de ser enviada al cuerpo.

Las CIA varían en tamaño y en la severidad de los síntomas que pueden causar. Son responsables del 5 al 10% de todos los defectos cardiacos congénitos y la prevalencia es dos veces mayor en mujeres que en hombres.

Cierre Quirúrgico

Dependiendo del tipo, las CIA pueden cerrarse por medio de cirugía a corazón abierto utilizando un parche o una sutura.  Otra forma es la corrección del defecto por cirugía mínimamente invasiva, donde se usan instrumentos especiales que son insertados en 3 o 4 pequeños huecos en el pecho.

En cirugía a corazón abierto, los defectos pequeños pueden ser cerrados con suturas simples usando hilos de monofilamento hechos de Prolene o Polyprolene.

Los orificios más grandes pueden cerrarse utilizando parches de  pericardio (la membrana que cubre al corazón), de seda o bien de material sintético como Dacrón® o Teflón®.

Cierre Por Cateterismo Cardiaco

Una alternativa a la cirugía a corazón abierto es el tratamiento de algunas CIA por medio de dispositivos que son introducidos en el corazón por medio de un procedimiento que se llama cateterismo cardiaco.

Durante este procedimiento, primero se determina cuál es el tamaño exacto del defecto antes de cerrarlo con un dispositivo. Esto se puede hacer utilizando el balón de medición Amplatzer®.  Un catéter que contiene un globo es introducido al corazón, se coloca en el interior del defecto y luego el globo se infla para medir el diámetro de la CIA.  El globo tiene marcadores radiopacos a intervalos regulares que pueden ser leídos radiológicamente, por ultrasonido o con un plato de medición.

Cuando la CIA ha sido medida de manera precisa, se retira el catéter con balón y luego se utiliza un dispositivo oclusor del tamaño adecuado, a través de otro catéter, para cerrar el hueco. Este catéter se introduce por la vena de la ingle o por el antebrazo, llegando al corazón por medio de una de las  venas cavas.